Comprar segunda vivienda: ¿es mejor obra nueva o segunda mano?

Home > Blog > Comprar segunda vivienda: ¿es mejor obra nueva o segunda mano?
01 Sep 2016
Si estás pensando en comprar una segunda vivienda o una residencia habitual, te estarás preguntando si es mejor obra nueva o segunda mano. Te ayudamos a elegir.

Ante la compra de una segunda vivienda o de una residencia siempre viene a la mente la misma pregunta: ¿vivienda de obra nueva o de segunda mano? No existe una respuesta correcta al respecto, pues debe ser cada persona la que encuentre su opción ideal en función de sus particularidades. Aún así, existen una serie de pros y contras para cada tipo. Te los detallamos a continuación.

 

Ventajas y desventajas de las viviendas de obra nueva.

 

  • Altas calidades: En las viviendas de reciente construcción se emplean materiales más novedosos y resistentes, lo que hace que el conjunto general del inmueble sea de superior calidad que el de una casa construida, por ejemplo, hace veinte años. Este aspecto es, además, positivo a largo plazo, ya que el apartamento no necesitará ninguna reforma ni mantenimiento durante mucho tiempo.

 

  • Modernidad y ‘a la carta’: Los pisos de obra nueva están adaptados a los tiempos actuales y a las nuevas tendencias. Suelo de parqué o tarima, cocinas lacadas en blanco u otros colores, paredes lisas… Son algunos de los aspectos que predominan hoy en día en las nuevas construcciones y que es difícil encontrar en una casa con más de dos décadas. Además, algunas constructoras dan la opción de hacer viviendas ‘a la carta’ en las que el comprador puede escoger los acabados, el color, la distribución, etc.

 

¿Es mejor comprar obra nueva o viviendas de segunda mano?

 

  • Eficiencia y menor consumo energético: Los edificios más recientes se han adaptado a los nuevos requisitos del mercado y presentan novedosas medidas que hacen que estas propiedades sean más eficientes, reduciendo así los niveles de contaminación y de consumo energético. Asimismo, muchos de ellos incorporan energías renovables como la solar fotovoltaica a través de paneles.

 

  • Más prestaciones: Antiguamente las viviendas que se construían no solían incorporar muchas prestaciones (en edificios viejos es extraño encontrar hasta ascensor). Sin embargo, en la actualidad las urbanizaciones cada vez incluyen más atractivos para atraer a los compradores. Los más comunes: piscina, áreas deportivas, jardines, gimnasio, parking, spa...


 

Ventajas y desventajas de las viviendas de segunda mano.

 

  • Mejores precios: Las casas de segunda mano, como es comprensible, presentan precios más asequibles que las de nueva construcción. Según datos del Ministerio de Fomento, en la provincia de Alicante el precio medio del metro cuadrado de la vivienda usada es de 1.229 euros frente a los 1.511 de la obra nueva. Además, esta tipología de casas presentan un rango más variado de precios, por lo que hay alternativas para todo tipo de presupuestos.

 

  • Menor gasto fiscal: El comprador de un apartamento nuevo tiene que afrontar el pago de un 10% de IVA al adquirir la propiedad. Este no es el caso de quien compra una casa de segunda mano que sólo tendrá que pagar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP), que se sitúa entre el 6 y el 8%. Asimismo, los gastos de comunidad también serán menores en un edificio antiguo, ya que por lo general requieren un menor mantenimiento al no contar con instalaciones como piscina, garaje, zonas ajardinadas, etc.

 

¿Es mejor comprar obra nueva o viviendas de segunda mano?

 

  • Acceso inminente: Al adquirir una vivienda de segunda mano, el acceso a ella es inminente una vez firmado el documento de compra-venta. Esto no suele ocurrir con las propiedades de nueva construcción, sobre todo cuando se compran sobre plano, ya que hay que esperar a que estén terminadas y tengan todos los certificados necesarios para su habitabilidad. Este proceso puede llegar a alargarse durante meses y, en ocasiones, años.

 

  • Mejor ubicación: Es difícil encontrar un solar vacío y edificable en el centro de una gran urbe. Eso provoca que las viviendas más antiguas tengan un aspecto muy importante a su favor, la localización. Los edificios más nuevos suelen construirse en las periferias de las ciudades, lo que hace esencial poseer un medio de transporte para desplazarse. Sin embargo, los compradores de vivienda antigua no tendrán esta necesidad, ya que la ubicación de sus casas será sin duda más privilegiada.


 

5 claves para elegir el inmueble adecuado.

Después de conocer los beneficios e inconvenientes de cada tipo de vivienda (obra nueva o segunda mano), te facilitamos los cinco aspectos que debes valorar para que la balanza se decante hacia un lado u otro.

 

  • 1. El estado: La situación en la que se encuentre el inmueble es primordial. Si es nuevo, no habrá ningún problema; si es de segunda mano es posible que necesite reforma, pero eso no tiene por qué ser un inconveniente, pues permite personalizar la vivienda según tus gustos.

 

  • 2. El precio: Cómo no, lo fundamental para la mayoría de personas es el coste. Fíjate un presupuesto e intenta buscar propiedades que se encuentren en dicho rango de precios, bien sean nuevas o antiguas.

 

  • 3. Las prestaciones: Presta atención a las instalaciones que posee la vivienda y el edificio en el que se encuentra. ¿Tiene ascensor?, ¿incluye plaza de garaje?, ¿hay piscina en la comunidad? Son cuestiones relevantes que pueden decantar la elección.

 

  • 4. La localización: ¿Deseas vivir en el centro de una gran urbe o a las afueras?, ¿prefieres una zona de costa o interior? La ubicación de la casa es otro elemento a tener en cuenta para no equivocarse en la selección.

 

  • 5. Los gastos: No sólo el precio del inmueble es importante, debes calcular también los gastos derivados de residir en él para ver si se adaptan a tu bolsillo. Luz, gas, electricidad, comunidad, internet y telefono, etc.
Compartir
Compartir esta entrada
Suscríbete para enterarte de las últimas novedades sobre propiedades en Calpe