¿Qué ver en Calpe? 6 lugares que no puedes perderte

31 May 2016
Más allá del sol y el mar, Calpe es un municipio muy rico culturalmente hablando. Si te vas a desplazar hasta el lugar, te explicamos qué visitar en Calpe.

A menudo, cuando uno piensa en Calpe, lo primero que le viene a la mente son las impresionantes calas y playas que se encuentran en la localidad. No es de extrañar, pues el mar Mediterráneo muestra en la Costa Blanca una de sus mejores caras. Aguas limpias, turquesas y templadas se mezclan con una arena fina y dorada o simplemente con piedras blancas que relucen bajo el cálido sol.

Sin embargo, el litoral no es ni de lejos el único aliciente que tiene este municipio alicantino. Calpe tiene muchos años de historia a su espalda y esto se refleja en mil y un lugares con encanto que puedes visitar si te desplazas hasta allí. Si hemos de seleccionar algunos, estos son los sitios que hay que ver en Calpe:

 

  1. El Peñón de Ifach: Es el símbolo por excelencia de la ciudad. Esta imponente roca que se eleva sobre el mar tiene una altura de 332 metros y alrededor de 50.000 m². Es uno de los accidente geográficos más conocidos de España, fruto de un deslizamiento de la cercana Sierra de Oltá. Está unido a Calpe por un estrecho istmo que permite el tránsito de peatones hasta la roca. El Peñón de Ifach se puede ascender a pie hasta la cumbre, desde la cual se obtienen unas espectaculares vistas de toda la Costa Blanca e, incluso, en días claros de la isla de Ibiza. Los que no se vean capacitados para subir hasta lo alto, pueden visitar la Pobla d’Ifach, los resto de una villa del siglo XIII a los pies del peñasco.
     

 

  1. Las Salinas: Son como un oasis en medio de esta turística localidad. Las Salinas fueron, como su nombre indica, una explotación salinera cuyos orígenes se remontan hasta el siglo XIII. Aunque actualmente ya no son la fuente de sal que llegaron a ser, se han convertido en un importante entorno natural en el que habitan especies tan características como los flamencos o las cigüeñas. Las Salinas se han convertido así en uno de los enclaves favoritos de los visitantes que se desplazan hasta Calpe, que no pierden la oportunidad de fotografiarse en un paraje de tal belleza.

 

  1. Los Baños de la Reina: Son muchos los visitantes que mientras dan un agradable paseo al borde del mar se dan de bruces con estos yacimientos romanos sin saber de su existencia. Los Baños de la Reina son restos arquitectónicos de una antigua edificación de origen romano que se divide en tres partes: el conjunto termal de la Muntanyeta a pie de playa; el vicus romano, una villa de la que sólo se ha excavado el 25% de su superficie, y los Baños de la Reina Mora, ubicados dentro del mar y que se cree que eran una antigua piscifactoría.

 

  1. El casco antiguo de Calpe: Pese a que en la actualidad se ha convertido en uno de los municipios más conocidos del litoral alicantino, Calpe siempre ha sido un pequeño pueblo pesquero cuyos habitantes han vivido volcados en el Mediterráneo. Estos orígenes marineros se reflejan en el entramado de calles que conforman el casco antiguo del municipio. Estrechos callejones, calles adoquinadas y en cuesta, escalinatas pintadas a mano, etc. Son tan sólo algunos de los tesoros que se pueden descubrir paseando por las vías de Calpe. Si te animas a realizar este recorrido, te aconsejamos que pases por el Forat de la Mar, un paso urbano por el que entraban o salían del pueblo los pescadores.
     

 

  1. El puerto pesquero y la lonja: Es toda una atracción para los turistas extranjeros. En el puerto de Calpe se puede ver a los pescadores cuando llegan de faenar y todas las tardes en la lonja, que está junto al muelle, se puede asistir a la subasta de pescado donde comprar marisco y demás manjares frescos y de una calidad inigualable. Después de contemplar esta tradición mediterránea es normal que entre algo de hambre, así que nada mejor que desplazarse hasta alguno de los restaurantes que hay en los alrededores para disfrutar de estos riquísimos alimentos.

 

  1. El Paseo Ecológico Princesa de Asturias: Este emblemático paseo, que fue inaugurado en el año 1998, recorre todo el extremo sur de Calpe partiendo de la base del Peñón de Ifach. A lo largo de su kilómetro de extensión los viandantes pueden disfrutar de unas excelentes vistas sobre la bahía de Calpe, así como de la fauna y vegetación autóctona de la zona. Este itinerario es perfecto para practicar deportes como el ciclismo, el patinaje o el running, o simplemente caminar junto al mar contemplando la inmensidad del mar Mediterráneo.


Como habrás contemplado, conocer Calpe es una de las mejores cosas que puedes hacer este verano. Aunque, si permites que te demos un consejo, más que un único verano te recomendamos que pases muchos más. ¿Cómo? Encontrando una vivienda vacacional en la localidad. Nosotros te proponemos unas cuantas casas, ¿quieres dar un vistazo?

Compartir
Compartir esta entrada
Suscríbete para enterarte de las últimas novedades sobre propiedades en Calpe