Inversión en viviendas: ¿es buen momento para comprar?

19 May 2016
¿Estás pensando en comprarte una casa, pero todavía tienes dudas? ¡Descubre por qué es un buen momento para realizar esta inversión!

¿Compro o no compro? Estamos seguros de que te has planteado esta pregunta a la hora de comprar una casa. La crisis inmobiliaria que ha vivido el sector tras el estallido de la burbuja ha generado un ambiente de incertidumbre, y las dudas asaltan a las consumidores. Sin embargo, los expertos ratifican los síntomas de recuperación y, de hecho, el mercado inmobiliario camina hacia la estabilización.
 

El precio confirma su tendencia al alza, pero sigue en niveles razonables, y el crédito a particulares fluye de manera positiva. Además, según el BBVA Researchla actividad económica en España crecerá un 2,7% este año, mejora que se traducirá en la creación de cerca de un millón de puestos de trabajo. Estos factores, sin duda, posibilitarán un aumento de la demanda privada, pero no sois pocos aquellos que os seguís preguntando si es buen momento para comprar un piso. La respuesta no es un sí categórico, pero es optimista. Veamos por qué.

 

El incremento de los precios

El precio de los inmuebles está repuntando. El Ministerio de Fomento confirmó que, en 2015, subió un 2,1% hasta situarse en un importe medio de 1.492 euros el metro cuadrado, cifra cercana a los niveles de 2004. Este aumento, no obstante, está sujeto a la ubicación y situación de la casa, y las zonas de costa se están revalorizando al alza. Por ello, te recomendamos que, si quieres adquirir una vivienda a un precio razonable, incluso barato, lo hagas ahora, antes de que sigan encareciéndose los hogares.


El jefe de Estudios de Idealista, Fernando Encinar, afirma en un artículo de El Economista que los precios, por ahora, están contenidos y, por consiguiente, puede ser un buen momento para comprar una vivienda. En la misma dirección apunta el director de Negocio de Fotocasa, Sergi González, quien señala que este es un momento idóneo para adquirir una vivienda a precios prudenciales.

 

Los bancos se abren al crédito

Las entidades financieras han abierto el grifo hipotecario y, además, los tipos de interés se mantienen en niveles mínimos históricos. Los bancos han reducido las exigencias para la concesión de préstamos, que en enero creció un 4,1% respecto al mes anterior, diciembre de 2015. Asimismo, como ya hemos adelantado, los tipos de interés son muy bajos y, además, se ha creado un nuevo tipo fijo que no depende de las variaciones del Euríbor y, por tanto, se mantiene estable aunque este indicador encarezca los tipos variables.
 

Estas facilidades al crédito, unidas a unos precios todavía razonables, se han traducido en un repunte de la demanda privada, porque ambos factores confirman que este es un buen momento para lanzarse a la inversión en viviendas.

 

En busca de la rentabilidad

Si estás pensando, por ejemplo, comprar una segunda casa en la que tan solo pasar tus ratos libres, ¿por qué no alquilarla cuando no estés en ella y rentabilizarla? Ahora es un gran momento para hacerlo. Aunque España sigue siendo un país de propietarios, la tendencia al alquiler está creciendo y, por ello, los expertos recomiendan comprar y, si es posible, alquilar para obtener rentabilidad por encima de la deuda contraída tras la concesión de un préstamo.


La estabilización de los precios, las facilidades al crédito y la oportunidad de rentabilizar tu compra son los factores clave que demuestran que nos encontramos en un buen momento para adquirir una casa. Si estás convencido y ya has tomado la decisión, te proponemos, además, una serie de consejos y aspectos que debes valorar antes de comprar un piso:

 

  • Establece un presupuesto. Antes de empezar a buscar una vivienda, plantéate qué es aquello que te puedes permitir y cuánto te quieres gastar en tu compra. En ese sentido, si pides un crédito, fíjate en que sea igual o inferior a un tercio de los ingresos familiares. Asimismo, ten en cuenta que los gastos no serán únicamente los de la adquisición, ya que habrá que sumar los costes de notaría y registro de la propiedad.

  • Cuál es tu situación laboral. Es recomendable que tu puesto de trabajo tenga estabilidad en el tiempo con la finalidad de evitar posibles sustos en el futuro. Por esta razón, antes de dar el paso, considera tu situación laboral y la de todos tus familiares que aporten ingresos.

  • Conoce todas las opciones de hipoteca. Una vez valorada tu situación laboral y, con ello, tu estabilidad económica, has de tener en cuenta que te puede interesar uno u otro tipo de crédito. Tu capacidad de endeudamiento y de ahorro te guiarán a la hora de tomar la decisión.

  • Dónde quieres comprar y cómo quieres la vivienda. La ubicación de la vivienda es un factor fundamental para escoger una u otra opción, sobre todo por la influencia que puede llegar a ejercer sobre el precio. En ese sentido, debes establecer cuál es la zona que te interesa y, una vez delimitada, definir cómo quieres que sea la casa, es decir, el número de habitaciones, los baños, la existencia de plaza de garaje, etc. Si, además, elaboras una lista con los elementos prescindibles e imprescindibles, la decisión será más fácil.

  • Pide consejo. Si no eres un experto en el sector inmobiliario, lo mejor es que cuentes con un punto de vista profesional que te asesore en todo el proceso de compraventa. Grupo Esmeralda, por ejemplo, pone este servicio a tu disposición.

  • Visita antes de comprarElabora un listado con todas las viviendas que te hayan gustado y acude a visitarlas. Es muy importante que veas el inmueble antes de adquirirlo, ya que las fotos pueden engañar, y conozcas de primera mano aquello que puede convertirse en tu hogar.

Compartir
Compartir esta entrada
Suscríbete para enterarte de las últimas novedades sobre propiedades en Calpe